En 1985 padre Oreste Benzi visitó la misión de la Comunità Papa Giovanni XXIII en Zambia y se dio cuenta que para garantizar una comida al día durante un mes a un niño desnutrido habría bastado muy poco dinero.

Así nació el proyecto “Una comida al día” con el que la Comunidad se ha comprometido a luchar contra la grave injusticia del hambre y encontrar los recursos necesarios para garantizar al menos una comida al día a los que no la tienen.

Cada día hay niños, ancianos, enfermos y pobres tanto en los 38 países en el mundo, que buscan ayuda en los centros de alimentación, comedores, casas de acogida de emergencia, hospederías para personas sin hogar de la Comunità Papa Giovanni XXIII. Para reconstruir su dignidad y devolverle la posibilidad de un futuro digno, es necesario partir dando respuesta a sus necesidades más elementales: la comida. Porque una persona no es sólo lo que come.
Pero una persona que no come, no llega a ser siquiera persona.
No podemos permanecer indiferentes. Por ellos debemos hacer todo lo posible.
Tenemos que ser muchos para tener éxito, también necesitamos tu ayuda para escribir historias con finales felices. Podemos y debemos evitar el abandono en que tantas personas viven y mueren en silencio.

Por este motivo necesitamos de tú ayuda. 

7.500.000

pasti garantiti ogni anno

40

paesi nel mondo

500

realtà di accoglienza

30

mense e centri nutrizionali

10

Capanne di Betlemme*

*Realtà di accoglienza per senza fissa dimora

Ayùdanos ya, con una comida al dia para los que no tienen!