fbpx

Pero una persona que no come, no es persona.

Por esto iniciamos desde aquí, para reconstruir la dignidad de los últimos, de los excluídos y restituirles un futuro de integración, educación y trabajo. A nuestras mesas se sientan cada día 41.000 de nuestros hermanos y hermanas en el mundo.

Si quieres ayudarlos, ayudanos.

Ayùdanos ya, con una comida al dia para los que no tienen!